El comercio exterior como eje estratégico en la recuperación

El comercio exterior como eje estratégico en la recuperación

En un escenario como el actual, la pregunta que se hacen todos los mexicanos pasa por saber el impacto que tendrá la pandemia en el país, así como el deterioro que presentará el país cuando la tormenta vírica se disipe. Pues, como sabemos, la situación, incluso antes de la pandemia, ya era muy complicada. En este escenario, debemos recordar que la economía mexicana venía de cosechar un estancamiento a cierre de año, que culminaba con otra contracción que sumía al país en una recesión técnica de manual. Esto, teniendo en cuenta una gestión de AMLO que quedó muy en entredicho, complicaba un escenario en el que la incertidumbre sobre el futuro de México era la única certidumbre.

Por este motivo, el país, en aras de favorecer la reactivación de la economía, ha comenzado a sopesar las vías por las que la economía mexicana podría comenzar a recuperar el dinamismo perdido. La atracción de capitales, la inversión en infraestructuras, la reforma fiscal y el aumento del ingreso fiscal en el país, son algunas de las variables que, reforzándolas, estudia el país para, tras la crisis, salir más fortalecidos. Sin embargo, la contracción prevista por el momento, teniendo en cuenta que hablamos de una contracción sin precedentes, se sitúa en torno al 10%. Para hacernos una idea, junto a la contracción de la economía española, una de las mayores contracciones que experimentará la economía al cierre del presente año.

Sin embargo, entre las vías que sí cabría destacar, las vías que sí están reforzando la economía mexicana y pueden recuperarla tras la pandemia, el comercio exterior ocupa un lugar destacado entre estas. Y es que, como decíamos en artículos pasados sobre la importancia del comercio, el comercio exterior para México podría ser una de las soluciones a los problemas que planteaba la pandemia al inicio del año.

En un momento en el que, como decíamos, la economía mexicana venía de cosechar un severo estancamiento al cierre del año pasado, la llegada de acuerdos como el que se logró con Estados Unidos y Canadá, en la renovación del antiguo TLCAN, ahora T-MEC, suponía una inyección de adrenalina para una economía que, previamente, no tenía nada que celebrar. Y es que, dicho acuerdo, teniendo en cuenta lo que suponía para el país y su ciudadanía, se convirtió en la baza principal con la que contaría, y contaba, México para combatir la pandemia; máxime, teniendo en cuenta que, como veremos ahora, hablamos de uno de los principales motores económicos con los que, junto al sector turístico, cuenta el país.

El comercio exterior para México representa, ni más ni menos, que el 80% de su producto interno bruto (PIB). A fecha de 2019, únicamente las exportaciones soportaban el 40% del PIB mexicano, por lo que podemos hacernos una idea del gran potencial que representa dicho sector para el crecimiento económico del país. Pues, cuando uno se para a observar el comportamiento de México en los mercados internacionales, así como la evolución que muestra la presencia del país azteca en dichos mercados, se puede observar como el sector no ha dejado de ganar peso en la economía. En este sentido, pasando de un 17%, que era el peso que representaba dicho sector en la economía mexicana en 1970, al peso que, con un 80%, representa el sector hoy.

Continúa: Forbes México

ASESORÍA EN COMERCIO EXTERIOR & LOGÍSTICA INTERNACIONAL

Grupo Beristain www.grupoberistain.com

Escríbenos: info@beristain.com

Informes y cotizaciones: Ingresa aquí 

Notas Relacionadas

Leave a comment