Cinco retos logísticos urgentes para 2020

Cinco retos logísticos urgentes para 2020

Por Ricardo Hernández | C de Comunicación

En lo que a la logística se refiere hay mucho por hacer. Entre otros, durante este 2020, deberíamos asumir estos cinco retos –que llevamos arrastrando no poco tiempo- y empezar a resolverlos de una vez.

Reto logístico nº 1. Transparencia social. Llevamos tiempo, quizás un lustro, enunciando la necesidad de hacer a la logística más transparente –mucho más- a la sociedad. Buscando el reconocimiento que evidencie su utilidad y le asigne definitivamente el valor que, desde luego, tiene. En todos sus órdenes. De momento no lo hemos logrado. Sigue siendo oscura, minusvalorada y demasiado banal. Cualquier otro reto de la disciplina logística depende de este.

Reto logístico nº 2. Entregas de productos on-line. Si la transparencia social de la logística es un reto estructural, resolver el crecimiento exponencial de las compras por comercio electrónico es un reto urgente. De ello va a depender, en gran medida, el desarrollo de la logística de proximidad, la flexibilidad del retail y el impacto del tráfico y los combustibles fósiles en el medio ambiente, sobre todo urbano. Este reto impacta en toda la cadena, en la oferta, en la demanda y en la operativa logística. De momento, más allá del reconocimiento del reto, sólo medidas locales–instrumentalizadas por la política- y poco atrevidas.

Reto logístico nº 3. Pago justo. El carácter de commodity que hoy por hoy tiene la logística, su escaso reconocimiento social, y aún menor visibilidad, pese a ser insustituible en especial en la cadena logística on-line, la restan casi todo su valor. Y esa reducción influye en los precios de mercado que se pagan por la prestación de servicios logísticos y, en consecuencia, en los sueldos de trabajadores, mandos intermedios y autónomos. Sólo en la parte alta de la pirámide se rompe esa constante. La tercera ficha de dominó que caerá cuando lo hagan las otras.

Reto logístico nº 4. Organización y presencia en ferias profesionales. El sector logístico sufre una fiebre de oferta en lo que a ferias y salones profesionales se refiere. Dentro y fuera de España. Puede ser una “crisis de crecimiento” que traiga nuevas y diferentes oportunidades o un “empacho por exceso” que conduzca a una dieta severa. Mientras el mercado da su diagnóstico, las organizaciones feriales tienen el reto de ofrecer a los expositores diferenciación, oportunidades y servicios a un precio adecuado. Y para quienes puedan exponer sus productos o explicar sus servicios, el reto no es menor. Saber escoger ante una oferta que, a veces, cuesta diferenciar.

Reto logístico nº 5. Diferenciación. El corolario de este “pentatlón” que vuelve a colocarnos en la casilla de salida, formando un círculo por ahora en perpetuo movimiento, es la diferenciación. El único camino para dejarse ver entre tanta oferta, de productos, de servicios, de ferias, etc. La diferenciación –ser y no estar- trae calidad, valor y reconocimiento, primero profesional y luego social (Reto nº 1).

Fuente: C de Comunicación

Notas Relacionadas

Leave a comment